Morir al sol

21 06 2007

Decidió vivir. Entonces la lucha fue encarnizada, todo su cuerpo se dispuso a batallar. Por primera vez, luego de librar tantas guerras ajenas, ésta…era suya.
Su enmigo, más joven y  fuerte, alto, engreído y altanero, bravucón y pendenciero.
Él apenas más bajo,  valiente y noble pero más viejo, sano pero herido.
El dolor es agudo, punzante, quema hasta adentro del hueso… lastima mientras avanza. Pero no mata.
El otro sacó su pequeña daga y atravesó su cuerpo nuevamente en el brazo esta vez, a la altura del codo. Cambió la espada de mano. No sentía dolor,  ocupado en no morir.
Sobre el tablón gastado de la mesa, trepó como un gato y desde allí en un santiamén afirmando su peso en la pierna sana, arrojó al otro un golpe demoledor con la que estaba herida, el impacto le dio en medio del pecho.
Se desplomó golpeando el cuerpo inerte en el suelo polvoriento levantando una nube que lo rodeó un buen rato.
Agitado, jadeante, paralizado sobre la tabla esperaba que el otro se levantara pero tendido con los brazos en cruz, no se movía,  ya no respiraba.
Lentamente, bajó del tablón que lo sostuvo y le ayudara a lograr tan rápida victoria.
Con un gesto acomodó hacia atrás la gruesa trenza que con cuero sujetaba por su punta, se rascó la barba roja y arrastrando casi, la pierna ensangrentada, empujó con dificultad el pesado portal y salió de ahí.
El sol tibio… sol de otoño, estaba como esperando.
Se atrevió a mirarlo frunciendo los ojos que de tan claros, enceguecieron.
Respiró profundo el aire frío una vez, dos…Sentado en una roca, miro las piernas sucias de tierra y sangre. Se imaginó sumergido en un arroyo fresco de aguas claras donde limpiarse el cuerpo, donde limpiar la espada y limpiar la memoria…no recordar nada.
Entonces fue, cuando sintió un agudísimo dolor en medio de la espalda tan intenso que le quitó el aire, tan profundo que le dejó sin habla.
Y arrodillado, mirando el sol…Dejó al fin que la muerte lo llevara.  Mientras el otro, ofrecía el grotesco espectáculo de una suerte de danza,  celebrando cruelmente su victoria.

Viviana Comeron

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: