Despertar

21 06 2007

– ¿Dónde vamos cuando soñamos ma?
– Y…de paseo, por otros momentos, a veces vamos a ver cosas que ya vivimos, otras veces recorremos lugares desconocidos, llevamos gente querida, gente nueva, gente que pasó por la calle y creímos no ver pero la memoria la guardó en un rincón y la saca para el sueño…¿por qué preguntás?
– Tuve un sueño.
– ¿Ah si? Contame ¿qué soñaste?
– Con un perro grande, enorme, negro…iba conmigo caminando lento por una calle de piedras que no conozco, ni una persona más que yo y el perro. Era de día pero estaba nublado. Y el perro…
– ¿Estabas contento?
– No, preocupado…
– ¿Cómo es eso?
– Y sí, me sentí como cuando la maestra va a tomar exámen y no sé nada…
– Tenías miedo ent..
– No. Te dije, estaba preocupado, no es igual…el miedo asusta y yo no tenía susto, estaba serio
– ¿Cómo perro en bote?
– ¿Cómo es?
– Y…preocupado por…
– No, eso es ocupado ma, para no caerse el perro va serio.
– Ah, claro…bueno seguí, ¿entonces?
– Entonces, un grito hizo que nos detuviéramos, el perro también…paró de caminar y me miró, se hizo lobo y levantando la cabeza al cielo lanzó un aullido así…ahhhhhhu.
– ¿Te asustaste? Digo por…
– No mamá, ya te dije…no me asusté. Apareció un pozo que no estaba antes, era de ladrillos un…
– ¿Aljibe?
– ¿Qué es eso? Bueno, dejá no me cuentes. El grito venía del aljibe y me asomaba, el perro lobo se paraba en dos patas para mirar también y los dos vimos un chico adentro que levantaba las manos…así para que lo ayudáramos y enton
– ¿Tuviste miedo? No, perdón….¿te preocupaste?
– -No, tuve miedo. El pozo era oscuro pero yo veía que había adentro.
– ¿Y…?
– No sé de dónde, apareció una soga… por eso me gustan los sueños…¿viste ma?
– ¿Y fue cuando te olvidaste del miedo?
– No, tuve más…porque entré a dudar, si bajar yo y sacar al chico o tirarle la soga y que él subiera solo…el perro…
– ¿No era lobo?
– No, ya era perro de nuevo. El perro ladraba y no me dejaba pensar…até la soga a un palo y se la tiré al chico, pero no la alcanzaba, entonces, no sé cómo salté y volé para arriba con el nene en brazos, era chiquito, no pesaba nada, suerte…
– ¡Qué bien! Le salvaste la vida, ¿te das cuenta?
– No, era un sueño ma.
– ¡Venga mi amor, dele un beso a su mamá!…mi héroe.
– No….soltá ma, te dije que era un sueño…basta, basta de besos mami.

Viviana Comerón

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: