Pérdidas

22 06 2007

Ya en su cama, la niña se tranquilizó.
La habitación de Mariana estaba en penumbras, un velador en la mesa de noche, alumbraba con el titilar típico de la lumbre que genera el combustible, la pantalla de opalina dibujaba siluetas en la pared con las que todas las noches se domía esta pequeña de ocho años que apenas caminaba con ayuda, no emitía más que sonidos guturales y se babeaba mirando con ojos desorbitados, cuanto la rodeaba.
Reconocía muy bien a su padre, Don Álvarez, boticario muy estimado en la aldea, amigo de todo el pueblo, para todos él era “El Señor Boticario, el Bueno de Don Álvarez”.
Mariana era de apariencia saludable al nacer. Habiendo pesado cuatro kilos, parecía de tres meses a los pocos días de vida. Rosada su piel y gordos los cachetes, “Daban ganas de morderle la pancita y ese culito tan redondo”, decía enternecida Ernestina, la negra nodriza que también la amaba.
La madre, mujer obesa y mal arriada, no la quiso ni cuando parecía perfecta. Lo demostraba en cada gesto, nunca una caricia, menos una sonrisa.
A todos disgustaba esta mujer extraña, severa y enojada daba imagen de quien todo lo exige a cambio de nada. Cada vez que hablaba era para protesta. Muy desagradable, ninguna virtud fue puesta en ella, fea como la maldad, decían las viejas “¿Qué le habrá visto el pobre de Álvarez”
La mujer nunca reía, hablaba poco y cuando lo hacía, era para decir No.
Por eso, mejor no darle más trato que “Buenos días Señora del Don Álvarez, Lindo día ¿vio?” -comentario al que seguro agregaba, “No, se ven nubes en el horizonte”-

Esa noche, estaba más malhumorada que de costumbre, la niña logró sacarlos del Teatro y no pudieron ver el final de la comedia. Caminaba con la mocosa a la rastra, de no haber sido por Álvarez que la alzó, flor de cachetazo le ponía.
-Niña endemoniada, mire que gritar como borrico en medio de la función, nunca dice palabra la tonta, pero hoy justo se le dio por el escándalo, el pueblo reunido para ver el espectáculo y terminó siendo ella quien lo diera.
-Basta mujer, ya bastante has dicho, calla ya por favor. Deja, yo la llevo, deja, deja te digo. Y continuaba a paso lento, mientras pasaba la mano por su cabeza…
-Ya legamos Mariana, calma querida, ya llegamos.
-Debimos traer el coche en lugar de esta borrega, te lo dije, no es hora para andar arrastrando el crío. Si no entiende nada, a qué llevarla.Ni una bien haces Álvarez, ni una.
-Tienes razón Alcira, ni una bien hago, lo has dicho mil veces, ya te escuché.
Cuando la arropó y le dio un beso en la frente, el hombre se detuvo atento al sonido de campanas… Provenían de la Iglesia y el Cabildo, según lo acordado, indicaba incendio…
Tomó su abrigo y salió apurado. Debía ayudar, de pasada por el cobertizo, sacó dos baldes. Por la ventana del dormitorio se veían claros destellos de fuego, Alcira buscaba de dónde provenía –“El Teatro, se quema el Teatro” – murmuró-
Mariana lloraba otra vez, se contorneaba en vano intento por bajar.
Con actitud maternal, caminó a su lado, sonrió a la niña y al gotero de cristal.
Puso doble dosis de láudano pero le pareció poco, así fue que volcó algo más.
Esa noche, en Buenos Aires, corriendo agosto de 1792 y a merced de una bengala, se incendiaba un galpón de techos de paja, el Teatro de la Ranchería. El primer Teatro de Buenos Aires se perdía entre las cenizas…No hubo agua suficiente para salvarlo.
Mariana…se perdió entre las sábanas, sin enterarse. Ni falta que hizo.

Viviana Comeron

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

25 08 2007
ADRI

Qué te puedo decir?… BUENISIMO!!

27 08 2007
sentires

Gracias Adri, no hay mucho que decir porque es tristísmo. Algunas pérdidas, no las materiales, las sienten en el alma pocas personas, a veces Una.
Pobres los que no pueden sentir Nada por nada, ni por mucho.
Besos,
Vivi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: