Regreso

22 06 2007

El tránsito estaba desordenado, caótico.

El tipo igual siguió con el trapito, un gesto de cansancio instalado en el rostro y cada tanto, llevaba su mano al estómago.
Tenía un balde de agua sucia en la vereda y una gamuza también percudida en el bolsillo del rotoso pantalón. Nadie le dejó limpiar el parabrisa, yo tampoco.
La avenida se congestionaba cada vez más, el calor agobiante se intensificaba mientras avanzábamos. Ningún viento movía las hojas de los árboles. Todo inmóvil bajo el abrazo insostenible del verano. Las ventanillas altas guardaban el aire fresco en el interior de algunos autos. Otros, se guardaban de los de afuera y al calor, también lo dejaban adentro.
Unos hombres hacían ritmo en el volante, otras mujeres entraditas en años, bailaban en el asiento.
El Señor del auto rojo discutía con su mujer y el señor del trapito le golpeaba la ventana al de la camioneta azul, que ni lo miró de ocupado que estaba vociferando al muchacho joven a su izquierda, callado.
El de atrás discutía con el celular, mientras prendía un cigarrillo y roncando la primera, salió con rojo. El del kiosco de diarios y revistas con varios vespertinos bajo el brazo, señalaba con el índice extendido y el anciano agradecía. Una mujer levantaba del piso volantes de colores y los metía en una bolsa, un niño descalzo tironeaba su vestido, y ella, nada.
En el próximo semáforo, quisiera que alguien me ofrezca unas gaseosas bien frías, total qué…se venden todo. Déme dos, le diría.
Pero no, sólo otro con trapito. Este más limpio, mejor vestido…con una botellita de detergente cerca del balde y la gamuza casi nueva en el bolsillo, todos le dejaron limpiar, yo también.
Me quedé repasando el episodio y en esto de como te ven te tratan, la presencia no es todo pero como ayuda ¿O era el dinero?…no sé.
Cómo voy a dormir esta noche, qué día insoportable, un infierno y el del trapito… Tendrá ventilador en su casa, tendrá casa, familia, comida. ¿Tendrá comida?
Me agota todo esto. Y empujo despacito el cd , subo el volumen y escucho
We are de champions…we are de champions…
Doy golpecitos al volante marcando el compás y bailo a Queen en mi butaca,  pongo primera y sigo.

Viviana Comerón

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

23 06 2007
ADRI

Y si…es tremendo para uno mismo no ser indiferente a cuanto nos rodea, duele la realidad, pero mas nos duele cuando los que tienen en sus manos el “poder” no hacen nada para cambiar las cosas.

6 12 2007
aguilagriega

Muy bueno Vivi.

Me gusta el descaro intrínseco que le das al tema: “empujo el cd” para escuchar el himno de los capitalistas: We are the champions… of the world.

Vista aguda. Sin indiferencia al notar y replicar los detalles. Indiferencia conciente al golpear el volante. Tal vez ver por encima del hombro a los indigentes, aún al menos sucio.

¡Saludos!

Rafael

6 12 2007
sentires

Esa fue la idea, evidenciar la otra ‘indigencia’ desde la estupidez.
We are the champions…of the world -no me importa a quien represente el himno, me encanta….por Queen más, más, mas-
Beso, gracias por tu comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: