Mañana

10 07 2007

El mismo intenso dolor de piernas del otro día le impedía continuar con la caminata que se había propuesto. Encendió un cigarrillo y regresó a paso lento.
Además ya era tarde y los mosquitos comenzaban su ataque. Nada que le molestara más. Por otro lado, alguna razón importante debía tener para protestar y el ataque de los mosquitos lo era.
Ahora en casa se daría una buena ducha, luego la bata y alguna cosa comería…Eso sí, de tomar para nada se olvidaba. De la copa, del vaso, de la jarra, del jarrón, de la canilla, del barril, del sifón, de la taza, de la bota, del mate, del termo y claro está, de la botella y el botellón.
¿Y qué tomaría? Lo que venga… vino, aguardiente, cerveza, sidra, licor, vodka.

Luego un café cortado, el último cigarrillo del día y a la cama. Y en la cama, a pensar en ella.  Nunca pudo pensar más de cinco minutos en María, el sueño lo vencía hasta el otro día, “Que si no….¡ya vería!”- se decía al despertar y sonreía un poco,  nunca demasiado no fuera cosa que perdiera su estilo hombre serio, para nada.

Después de varios bostezos frente al espejo del baño, daba inicio a la rutina. Que la ducha, el desayuno, el periódico y el nudo de la corbata. Que mirar la agenda, que tachar lo hecho, “Y lo hecho, hecho está” -decía- “Y lo por hacer, se verá”
Y así la vida, a José Ernesto se le iba pasando de mes en mes, de año en año. Ya pronto los cuarenta y cinco.
-Aún no los cumplí, soy de Escorpio, así que ojo eh –agregaba cada vez que alguien le preguntaba por su edad. Y si la siguiente pregunta hacía referencia al estado civil, decía muy convencido

-Solterito y sin ningún apuro. ¿Mujeres? ¡Me sobran!- a continuación hacía un recorrido por los nombres de las que habiendo sido algo, ya no eran ni recuerdo.
Los domingos a la casa de la madre. Eso era religioso y como dogma de fe, no se discute ni se posterga.  Luego del almuerzo y del té digestivo entre comentarios intrascendentes, tres horitas de siesta y por despedida la misma frase dicha con el mismo tono entre besos en la frente
-Hasta el domingo mami, sí te llamo.
Ese domingo, regresaba caminando al barrio.  Un poco pesado, algo le había caído mal…”Debo empezar la dieta”, se dijo. Y levantando la vista vio cómo una bandada de golondrinas pasaba en formación hacia su derecha, luego haciendo un círculo gigante regresaron rumbo a la izquierda. Varias veces observó que se repetía el fenómeno mientras su marcha se hacía más lenta hasta que se detuvo.
-¿Qué estará pasando? -pronunció en voz alta la frase ahogada por el dolor de estómago.
En ese instante, la luz cobró intensidad hasta abarcarlo todo, hasta dejarlo en luz absoluta y el silencio se hizo cargo del espacio.
Sintió frío. Nada más.
“Mañana, cuando despierte, voy a decirle a María lo mucho que deseo tenerla entre mis brazos, sí eso haré”
-¡Vengan, vengan! ¡Es José Ernesto el del 5º A!- le pareció escuchar y mientras miraba zapatillas de niños que se acercaban, vio rodar una pelota hasta su mano. Cerró los ojos.

V C

Reeditado en Octubre, domingo 12 de 2008

Anuncios

Acciones

Information

13 responses

13 07 2007
ADRI

Frase hecha, “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Saber lo sabemos todos que la permanencia no existe, pero aún asi jugamos a ser Dios.
Buena historia.

28 08 2007
diana venturini

Muy buena!!! Es verdad el comentario de Adriana…no dejar para mañana…uy cuántas deudas voy a dejar, porque son tantas que ni me acuerdo…y bueno, iremos de a poco…
un beso grande

28 08 2007
sentires

Será cuestión de “ponerse al día” paso a paso. Si nos apuramos tropezamos, con la misma piedra.
Beso, otro
Vivi

14 10 2008
Abel Ruiz

Muy buen relato, cargado de sentimiento, pensamiento e incluso, fíjate, un buen consejo en forma de letras. Y leyéndote, me pregunto, dulce Manoa:

¿de dónde salen esas historias?

Exquisita mente en el interior de tu cabeza.

Besos.

15 10 2008
aquileana

El mañana destella oportunidades, claro… ;)

Saludos & Afectos,

Aquileana :)

17 10 2008
sentires

Gracias Abel, siempre me alegra encontrarte entre mis lectores. Tus comentarios son de gran estímulo, me obligas a mejores entregas ¡y justo ahora que tengo las Musas de vacaciones! (veré que hago)
Cariños

17 10 2008
sentires

Amalia!
Beso que también destella (afecto)

18 10 2008
GRACIELA

SIEMPRE TE RECUERDO CON CARIÑO,AUNQUE HAYA SIDO SÓLO UN MOMENTO EL QUE COMPARTIMOS…PERO SUFICIENTE PARA RECORDARTE.

18 10 2008
sentires

Hola Graciela! Un gusto leerte.
Beso grande y regresa, bienvenida a mi espacio.

17 04 2009
Alicia

Tu cuento parece un cuadro en movimiento, (frase vilmente plagiada a Adela, pero que me gusta usar cuando un relato “me puede”). Un abrazo gigante
Alicia

21 04 2009
sentires

Gracias Alicia por tus gratos y edificantes comentarios.
Disculpas por la demora en responder, “problemas técnicos”.
Un abrazo,
Vivi

31 10 2009
laura

primera vez que te leo, vengo de lo de Narrador y ha sido un placer realmente.

será que el desorden es casi una característica en mi que se me hace tan dificil pensar en rutinas tan bien armaditas como las del personaje de historia? debe ser nomás. Muy buen relato

me tendrás leyendote, te dejo un beso

29 06 2010
eLy

hola muy bueno… es cierto, el futuro es incierto, el pasado ya paso pero el hoy es un regalo… y el mañana nunca llega, el que haya dicho “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” sabia lo q decia… att ely

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: