Johann Strauss

23 07 2007

El unísono de violines jugaba con el resto de la orquesta perdiéndose ante el arribo de clarinetes y flautas.
Los platillos y la estridencia de un solo golpe del tambor mayor se hicieron escuchar.
Un sostenido de clarín y él ahí, rodeando su cintura entre sedas y la piel fragante de la mujer que lo envolvía como la música.
Abrieron el baile de egresados con la destreza de dos profesionales.

Él alto, apuesto, erguido y ella mujer bellísima, sonriéndose entre el magnífico vals.

La pista se convirtió en un ir y venir colorido y armonioso. Los giros y balanceos no se interrumpieron mientras los aplausos celebraban a nuestros hijos.

El resto se les sumó con segundos de diferencia. Las cinco primeras parejas formaron el círculo central, las diez siguientes los rodeó en otro. Ampliado el centro, los que iniciaron tomaron el lugar protagónico marcando los pasos al ritmo de la música fantástica. Ofrecieron el mejor espectáculo que pudimos haber imaginado.
La emoción fue mayor que la pretendida compostura. Lloré conmovida ante la ausencia del adolescente que en cada movimiento, se iba perdiendo para mostrar al hombre.

Mi hijo menor egresaba.

Este pequeño que tanta batalla me diera, el irresponsable desinteresado de años atrás, este día flamante Ingeniero, guiaba al resto con su novia entre los brazos.

Liviano parecía el cuerpo inmenso del muchacho de traje negro. Ella lo seguía con natural gracia.
Tantas imágenes preciosas fueron plasmadas por cámaras y filmadoras. En ninguna de las que luego miré, pude encontrar las que mis ojos habían rescatado.
Uno de los giros favoreció la posición, mi hijo me buscó entre los de primera fila. Su sonrisa fugaz incluyó la complicidad de un guiño.
Tomé el gesto del aire y lo guardé como uno de mis más preciados recuerdos.
Es una de las fotografías que saca mi memoria cada tanto, cuando el ambiente se pone denso o me hace enojar con otra de las suyas.

Viviana Comerón

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

27 07 2007
Natalia Zito

Sencillamente, hermoso.
Me atrapó, me trasladó a la escena y finalmente me erizó la piel.
Gracias por invitarme.
Saludos.
Natalia.

5 08 2007
Mayra

”La mano que mece la cuna rige el mundo” .. vos lo sabrás mejor que nadie.
Gracias por tanto calor y abrazos maternales, no los cambio por nada !.
(excepto por tus comidas, jaja).

besitos , y me encantaron tus cuentos (este, especialmente)

5 08 2007
sentires

Preciosa Niña,
Sabrá el destino quién bailará este vals cuando la fantasía de mi cuento se cumpla…¡Faltan tantos años para ‘la profesía’! pero ¿te cuento algo? espero seas la que abrace ‘al egresado’ (para que no pierda el ritmo del Baile Mejor)
En cuanto a mis comidas y gestos maternales: Para que siempre regreses.
Especulaciones, ninguna.
Te quiero Mayra,
Vivi

8 08 2007
depoetasylocos

Otro hermoso cuento de tu autoría.
Te felicito por el espacio, un beso

Agustina

8 08 2007
sentires

Gracias Agustina, ¡qué rapidez!…Será cosa de adoptar los mails como medio de transporte…Todo llega pronto, nada se pierde (si uno quiere que lo encuentren)
Cariños,
Vivi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: