Comprobación

30 09 2007

-¿Y por qué no?
-Porque es peligroso, ya te dije.
-¿Y qué me puede pasar?
-Te podés fracturar o algo peor.
-¿Como qué?
-Te matás.
-¿Y?
-¿Te parece poco?
-¿Qué? ¿Me muero?
-Claro. Si te matás, morís.
-¿Y eso, duele?
-No sé, cuando me muera te cuento.
-¡Papá! ¡Contestame ahora!
-Ya te respondí. No se puede, no hagas eso. Basta.

Se dio vuelta y siguió durmiendo la siesta bajo la media sombra que hacía la lona de la carpa. Mientras, yo pensaba la manera de tirarme desde la rambla, sin golpe, sin dolor. Caer aterrizando sobre la arena. Tenía pensado dar varias volteretas un rato antes de apoyar los pies en tierra.  Le dije a mis amigos, los de la carpa catorce,
-Yo puedo volar.
Gritaron en corito, “¡Mentirosa! Mentirosa!”. No me importó, era verdad.

Yo podía volar. Lo sabía desde la casa de mis abuelos en Paso del Rey. Ese domingo, me tiré del galpón y volé. De dos aleteadas llegué al suelo, así que…Podía, estaba segura.
La apuesta consistía en tres helados por semana, hasta finalizar las vacaciones. Helado con cucurucho y bañado en chocolate. Si perdía, nunca más jugarían conmigo en los veranos. Juraron con la mano en cruz en los labios, Ni el saludo de buen día.
Un poco de susto tuve, “Ni el saludo” dijeron. Y la barra era cumplidora.
Considerando lo grave y serio que resultaba volar, si lograba sostenerme en el aire durante cinco minutos darían por hecho que sabía…Eran más de diez metros en esa parte de la costanera.

La gente grande pasaba y miraba, seguía de largo. No había nada de especial en una nena parada en un punto de esa larga hilera de piedras rugosa, Nena en pie sobre la piedra. Otros tanto igual, o apenas más grandecitos, rodeándola en silencio. No daba para reírse ni de nervios.

Abajo varios con sombrillas, las carpas alejadas y un mínimo espacio de arena, esperando.
Respiré profundo, como antes de entrar al agua. Cerré los ojos. Extendí los brazos y sin pensar en nada incliné mi cuerpo para despegarlo de la piedra.
Salté al vacío.
El golpe tardó en llegar, durante la caída me olvidé de agitar los brazos. Recordé la primera vez. ¿Por qué en ese momento tuve y en éste no? Tuve alas, estaba segura.
-¡Tiene alas! – escuché la voz de Ana, mi amiga mejor.
La señora de malla verde corrió a levantarme, el hombre de sombrero de paja también.
Me sacudí la arena, ni una lágrima, ni un moretón.

Todos los grandes hicieron las cosas de gente grande, se llevaron las manos a la cabeza, unos corrieron otros miraron a un lado y otro buscando a los padres de la criatura.

Mis amigos bajaron corriendo las escaleras y en un momento estuvieron a mi lado.

Yo estaba bien, un poco mareada. Nada más. Cierto que me dolía todo el cuerpo. Y que no pude planear como aeroplano.
Mis amigos dijeron que sí.
Comí varios cucuruchos, hasta que les confesé,

-No pude chicos, ni una vez moví los brazos, caí en picada ¿No vieron?

Ellos hasta hoy, insisten . Dicen que volé porque vieron mis dos enormes alas blancas agitándose, por eso no me quitaron el saludo. Nunca aceptaron que había perdido la apuesta.

Suerte que desde ese momento, quedé bien segura. No sabía volar, ni tenía alas.

V.C.

Sentires -20 de septiembre de 2007-

Anuncios

Acciones

Information

13 responses

30 09 2007
Lauburu

Me causó mucha gracia el cuento.Muy lindo.
Besos, vivi.

30 09 2007
sentires

Es cierto, lo comprobé.
Pero -a tu oído- a veces vuelo (Sin escoba, en serio)

30 09 2007
Guillermo

Viví

No te creo, yo creo que sí tienes una escoba voladora, un cucurucho azul con estrellas y un caldero mágico.

1 10 2007
Haz de luz

Lo que tenés es un excelente ángel de la guarda, tenías que llegar a hoy para contar la historia, así que no te dejaron sola, te ayudó con sus alas mágicas.

Yo creo que una vez volaba, tengo la seguridad de que volaba, pero no eran estos cielos los que veía y mucho menos esta tierra, era otra, distinta, distante, pero no la recuerdo.

La sensación es mágica y casi real, pero mi miedo puede más que mis recuerdos, quizás me advierten mis ángeles que fue en otra época y en otro mundo, uno en el que vive gente con alas.

Un rayo de luz

1 10 2007
ADRI

Yo me inclino mas por ese poderoso angel que no se aparta de vos el que te presta sus alas a diario para hacerte volar, de ahi tu fuerza y tu espíritu. Que la fé y la confianza nunca te abandonen.

1 10 2007
sentires

Bueno gracias por el deseo, (pero vos tampoco eh…¿cuánto hace que no nos vemos por acá, ni por allá?)
Besos hermana, muchos con abrazo largo,
Vivi

1 10 2007
sentires

Haz!! bienvenido, me alegra tanto verte en mi casa…!
Un abrazo de luz para más Luz,
Vivi

1 10 2007
El Poder de la Fé « El Banquero de la Libertad

[…] surgió a raíz de un excelente cuento de Viviana Comerón – Comprobación – donde nos regala la oportunidad de retornar a ese mundo infantil, donde todo era […]

1 10 2007
freedombanker

Hada,

Debería convencerse de que sus alas existen…

Caso contrario, la convertirán en una Calabaza.

Y ahí sí: Va a vivir más tranquila y orgullosa, sinténdose útil a la humanidad, pero nunca más podrá volver a ejercer de Hada.

Yo la prefiero así. Hada.

Con cuentos o sin ellos, Ud. es un Hada.

No lo olvide.

Besito.

1 10 2007
sentires

No lo olvido.
Prometido -no quiero ser sopa-
Beso grande.
Vivi

2 10 2007
Juje

pero si vos nos enseñás a volar!

2 10 2007
juanchaves1

Me parece un cuento para todas las edades y eso no es muy común.Los ángeles todavía te están haciendo planear sobre tus pensamientos… sin tocarlos.

7 10 2007
Viviana

Qué hermoso comentario me dejaste Juan…¡y yo recién lo veo! ¡si seré distraída! ¿ves? no tenés el privilegio, somos varios creo.
Un abrazo gracias por la imagen, tengo que pensar un cuento para ella…”los ángeles te están haciendo planear sobr….”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: