Aplausos

14 10 2007

Alterados por la proximidad de la presentación, queríamos opinar no dejábamos hablar a los otros ni nos escuchábamos. El ruido incordioso, ocupó todo el espacio. Entre el griterío incomprensible, se escuchó con claridad “¡Silencio por favor!” y al instante, un “¡Shhhh!” se extendió hasta desalojar absolutamente el sonido del recinto.

Giramos hacia las puertas que se abrían sigilosas, ambas hojas dejaron ver el cuarto contiguo iluminado. Apareció su imagen fantástica, majestuosa e imponente bajo el marco. La melena dorada, enmarcaba rasgos perfectos. Su mirada intimidante salvaje,  nos desnudaba dando el primer paso.
Todos bajamos reverentes la cabeza en señal de sumisión y reconocimiento.
Avanzó con la elegancia y seguridad de los actores encumbrados y nosotros lo rodeamos casi rozándole. Permaneció inmutable y agradeció el aplauso unánime con un abrir y cerrar de ojos.
Los dientes blancos y el brillo en la mirada, hablaban de la corta edad de este magnífico león africano, famoso ya por las innumerables actuaciones entre el público de todas las edades… Sin barras de protección sin látigo, sin gritos autoritarios ni jaulas.

En un segundo plano fuera de todo protagonismo, el domador, atento a la escena.

En dos momentos pude ver que entre ellos había un cruce intencional a modo de apoyo, una pícara complicidad…Como a veces pasa con los amigos.

jun 21st, 2007 by sentires Edit |
Viviana Comerón

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

15 10 2007
Lauburu

“En dos momentos pude ver que entre ellos había un cruce intencional a modo de apoyo, una pícara complicidad…Como a veces pasa con los amigos.”

Me gustó ,mucha la parte citada -por mí-. Creo que esa mirada es practicada por varios, sobre todo entre amantes que no lo admiten.

15 10 2007
sentires

Creo que es una de las mejores ‘particularidades’ de la amistad…En cualquier relación es fundamental que haya de eso: Amistad. Y es cuando surge la complicidad, esa pícara complicidad, que sin decirse nada dice todo. Pero sólo dos entienden.
Gracias por comentar, pocos lo hacen y es una pena porque uno se pierde de aprender ¿cierto? bueno…yo me pierdo.
Un abrazo Lautaro,
Vivi

15 10 2007
Lauburu

Muy cierto, esa es una forma de aprender, yo creo que se aprende mejor con mimos que con letras. Pero ¿por qué no un poco de las dos?
:)
Algún día me gustar poder tener una charla con vos Viviana, creo que sería muy interesante.
Podés ver mi email en el comentario.
Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: