Nada de cuento

22 10 2007

Revisaron toda la juguetería. Ni una sin ropita. Ni una rubia…Hasta que apareció la negra y luego de varios Que sí que no, con mi papá, la compraron. Costó centavos. La ropa se la hizo durante la madrugada. Rápido, antes que me despierte la ansiedad, mami terminó con los vestidos de mi regalo.

Queridos Reyes Magos:
Como bien saben, dice mi mamá, tengo cuatro años.
Me llamo María y quiero para este día que viene, una muñeca alta, de ojos celestes. Que hable cuando camina y se deje cambiar la ropa. Que se le muevan las piernas para caminar y que al acostarla diga mamá o algo así.
Yo me porté bien todo el año que por eso pido bien porque me porté muy bien. No hice renegar mucho ni le pegué a mi vecina Anita, la hija de Doña Pola y Don Jaime. Mamá dice que la mordí, pero fue solo una vez y además eso no es pegar. En la pierna la mordí, porque ella quería un reloj. Le dejé uno bien marcado. La mamá Pola dijo que sangró, pero esa señora es una exagerada. Además lo hice una vez sola porque Ana me pidió, mordeme acá, dijo.
Bueno, también les agradezco no tener hermano ni nada ni quiero que me traigan uno. Por ahora. Eso no pido. Solo quiero la muñeca alta.
Que tenga cabello, no importa el color. Negro no.
Gracias. Perdón porque la letra no es mía, no escribo más que mi nombre y mal dice mi abuela que para ella todo siempre es mal.
Escribe mi mamá que sabe y se llama Nelly, yo le dicto.
Ella se ríe… le digo Esto también escribí, que sepan los Reyes que te reís de mí mami, te castiguen y no te traigan regalo.

Al lado de mis zapatos estaba la muñeca.
Negra. Tenía pelo mota, negro también.
No era alta. Tenía ropita, dos vestidos y un calzón (ni otro para cambiarse)
Mami dijo,
-Los Reyes hacen lo que pueden hijita, a veces se les acaban los juguetes que traen o pueden confundirse…muñeca trajeron ¿ves? No es alta ni rubia, es cierto.
Pero seguro no había en la juguetería…No llores nena, me ponés triste. Además no hay que ser desagradecido con los Reyes, son Magos. Pero no siempre pueden hacer magia, tenemos que entenderlos. ¡Mirá si no! A mí no me trajeron nada….¿ves?
Le dije que eso fue por reírse de la hija.
Me conformé, la muñeca tenía linda carita y olor a nuevo.
La tela de la ropa tenía parecido con la de un vestido mío que no veía hacía tiempo.
Lo que más me gustaba era llevarla a la plaza, esta muñequita negra parecía que siempre estaba limpia…Yo me ensuciaba, ella no.
Jugamos muchos meses, muchas horas. No sabía hablar nada pero yo le entendía todo y ella a mí. A la noche dormía a mi ladito bien tapada. Mami la dejaba porque era muy chiquita, había que cuidarla, decía.
Al tiempo, pasó lo que tenía que pasar.
Estaba demasiado sucia le dije a mamá a los gritos, llorando. Mamá repetía una y otra vez Te lo dije, te lo dije, te lo dije…te lo…dije nena!
Yo seguía llorando, no había nada que hacer. Le di un buen baño de agua caliente,  quedó negra el agua,  pero no de mugre. Ella se fue desarmando porque era de cartón.

Cuando mi papá consiguió ese buen trabajo, tuve otra.
Alta, de ojos celestes y cabello rubio largo y sedoso. Era inglesa creo y casi de mi altura, no entrábamos las dos en la cama. Nunca fue mi amiga, era una muñeca que hablaba muchas palabras pero no sabía jugar, nunca se ensució en la plaza.
Mis amigas decían, Te la envidio te la envidio ¡quiero una!
No la regalé porque papá dijo que salió un dineral -nunca supe cuantos billetes era un dineral pero parecía muchísimo-
Yo estaba segura que no era de cartón. Igual nunca la bañé, ni ganas.

V.C.

Anuncios

Acciones

Information

10 responses

23 10 2007
ADRI

Que ternurita de criatura!
Un fuerte abrazo con beso incluido, tu hermana.

23 10 2007
sentires

También te abrazo y me río.
Un beso nenita.

23 10 2007
Juje

snif…Abrazos felices…

Feliz día reina por el domingo, me ausenté pues fui de sorpresa a ver a mi mamá

24 10 2007
Celia

¡Yo también tuve una muñeca negra! Qué cosas cuenta esta nena, ¿será filósofa? Y qué chascos nos llevamos cuando alcanzamos lo que queríamos, y qué dolor perder lo que al principio no queríamos…

¡Gracias, Vivi! Y un besito a esa nena que nos cuenta tantas cosas,

Celia,

24 10 2007
sentires

La nena agradecida repone beso, acaramelado.
La amiga también -sin pegote- abrazo.

24 10 2007
Natalia Zito

Muy tierno.
Me recordaste un día de reyes allá perdido en la historia en el que esperaba algun regalo interesante. Con ansias fui al balcón, donde estacionaban los reyes, y me encontré con un juego de escobas, secador y cepillo. Un mini juego de limpieza para la casa, para una futura mínima amita de casa.
Menos mal que quedó en la historia y no se convirtió en profecía…

Saludos,

Natalia.

24 10 2007
sentires

¡Juje! me alegra como siempre “verte en casa”
Besos con abrazo sostenido

24 10 2007
sentires

Gracias por la visita Natalia.
Leí tu último post para el que escribí un comentario que no me permitió entrar el programa.
Dejo aquí tu link para que mis amigos te lean ‘tu mirada’ es interesante
http://www.lapalabramatalacosa.blogspot.com

29 10 2007
Haz de luz

Cuando lograremos los pensamientos de los niños para nosotros? Más bien, cuando los perdimos?

Un rayo de luz y muchas risas!

29 10 2007
sentires

¡Qué alegría verte!
(¿ves? alguno hay que nunca pierde el Niño)
Un abrazo,
Vivi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: