Nada de cuento

5 01 2008

Revisaron toda la juguetería. Ni una sin ropita. Ni una rubia…Hasta que apareció la negra y luego de varios Que sí que no, con mi papá, la compraron. Costó centavos. La ropa se la hizo durante la madrugada. Rápido, antes que me despierte la ansiedad, mami terminó con los vestidos de mi regalo.

Queridos Reyes Magos:
Como bien saben, dice mi mamá, tengo cuatro años.
Me llamo María y quiero para este día que viene, una muñeca alta, de ojos celestes. Que hable cuando camina y se deje cambiar la ropa. Que se le muevan las piernas para caminar y que al acostarla diga mamá o algo así.
Yo me porté bien todo el año que por eso pido bien porque me porté muy bien. No hice renegar mucho ni le pegué a mi vecina Anita, la hija de Doña Pola y Don Jaime. Mamá dice que la mordí, pero fue solo una vez y además eso no es pegar. En la pierna la mordí, porque ella quería un reloj. Le dejé uno bien marcado. La mamá Pola dijo que sangró, pero esa señora es una exagerada. Además lo hice una vez sola porque Ana me pidió, mordeme acá, dijo.
Bueno, también les agradezco no tener hermano ni nada ni quiero que me traigan uno. Por ahora. Eso no pido. Solo quiero la muñeca alta.
Que tenga cabello, no importa el color. Negro no.
Gracias. Perdón porque la letra no es mía, no escribo más que mi nombre y mal dice mi abuela que para ella todo siempre es mal.
Escribe mi mamá que sabe y se llama Nelly, yo le dicto.

Ella se ríe… le digo Esto también escribí, que sepan los Reyes que te reís de mí mami, te castiguen y no te traigan regalo.

Al lado de mis zapatos estaba la muñeca.
Negra. Tenía pelo mota, negro también.
No era alta. Tenía ropita, dos vestidos y un calzón (ni otro para cambiarse)
Mami dijo,
-Los Reyes hacen lo que pueden hijita, a veces se les acaban los juguetes que traen o pueden confundirse…muñeca trajeron ¿ves? No es alta ni rubia, es cierto.
Pero seguro no había en la juguetería…No llores nena, me ponés triste. Además no hay que ser desagradecido con los Reyes, son Magos. Pero no siempre pueden hacer magia, tenemos que entenderlos. ¡Mirá si no! A mí no me trajeron nada….¿ves?
Le dije que eso fue por reírse de la hija.
Me conformé, la muñeca tenía linda carita y olor a nuevo.
La tela de la ropa tenía parecido con la de un vestido mío que no veía hacía tiempo.
Lo que más me gustaba era llevarla a la plaza, esta muñequita negra parecía que siempre estaba limpia…Yo me ensuciaba, ella no.
Jugamos muchos meses, muchas horas. No sabía hablar nada pero yo le entendía todo y ella a mí. A la noche dormía a mi ladito bien tapada. Mami la dejaba porque era muy chiquita, había que cuidarla, decía.
Al tiempo, pasó lo que tenía que pasar.
Estaba demasiado sucia le dije a mamá a los gritos, llorando. Mamá repetía una y otra vez Te lo dije, te lo dije, te lo dije…te lo…dije nena!
Yo seguía llorando, no había nada que hacer. Le di un buen baño de agua caliente, quedó negra el agua, pero no de mugre. Ella se fue desarmando porque era de cartón.

Cuando mi papá consiguió ese buen trabajo, tuve otra.
Alta, de ojos celestes y cabello rubio largo y sedoso. Era inglesa creo y casi de mi altura, no entrábamos las dos en la cama. Nunca fue mi amiga, era una muñeca que hablaba muchas palabras pero no sabía jugar, nunca se ensució en la plaza.
Mis amigas decían, Te la envidio te la envidio ¡quiero una!
No la regalé porque papá dijo que salió un dineral -nunca supe cuantos billetes era un dineral pero parecía muchísimo-
Yo estaba segura que no era de cartón. Igual nunca la bañé, ni ganas.

V.C.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

5 01 2008
Celia

Queridos Reyes Magos:

Hace muchos años que no os escribía una carta y fijaos qué tarde la escribo hoy, justo en vuestra noche, cuando ya debéis de estar tan atareados repartiendo regalos por todas partes. Perdón, perdón, ya ni siquiera me acordaba cómo hay que encabezar vuestras cartas y se me olvidaba deciros que este año me he portado bastante bien, quizá no bien del todo pero he hecho todo lo posible aunque eso ya lo sabréis porque por algo sois magos; además, no quiero pedir nada para mí en esta carta tan tardana.
Veréis, es por la muñeca negra de Vivi, esa que era de cartón, y por mi muñeca negra, la que era de plástico y tenía en el pelo unos lazos enormes de lunares blancos y rojos. La de Vivi se disolvió en el agua y la mía se perdió, o me la perdieron, hace muchos, muchos años. Os pido en esta carta que esta noche, cuando regreséis de vuestro trabajo y aunque estéis un poco cansados, reviséis en los rincones del cielo, en esos almacenes a donde van todas las muñecas que un día se perdieron o se disolvieron y que se llevaron un cachito de nuestras almas a fuerza de tantos besos y mimos como les dábamos.
Fijaos bien: la de Vivi es la de carita bonita y aspecto limpio, la del vestidito estampado que se parece a uno que ella tuvo. La mía es la de los lazos grandotes y el vestido verde como un kiwi. Si las encontráis sólo os pido una cosa: ponedlas bien juntitas para que jueguen y rían y charlen de muchas cosas. Estoy convencida de que se harán muy buenas amigas.

Gracias , Majestades. Sé que vais a encontrarlas porque sois magos y conocéis muy bien todos los recovecos del cielo. No os pido que mandeis una señal si lo habéis conseguido porque tengo fe en vosotros.

Os espero esta noche en mi casa. Os dejo turrones y vino dulce para que reongáis fuerzas y podáis llegar a todas las casas del mundo. Gracias,

Celia,

5 01 2008
Hugo Zimmerman

En una extraordinaria elipse, tu cuento me hizo recordar una hermosa canción que dice “no habrá ninguna igual, no habrá ninguna”, me emocionó como cada vez que escucho esa letra, me llegó profundo como llegan los sentimientos.

Gracias muchas, besos

Hugo

6 01 2008
sentires

¡Querido amigo! hermoso encontrarte entre mis regalos de Reyes ¡Gracias! me hace feliz tu presencia.
Beso abrazo y otro beso
Otro más,
Vivi
También me hizo un regalo de Reyes Celia y mira lo que yo hice con él (ja)

6 01 2008
aguilagriega

Muy bueno Vivi. ¡Qué bien lo has escrito!

Acá se ha vuelto una tradición enviar las cartitas en globos y dejar un zapato en la sala.

Claro, los que siguen aegado a los Reyes Magos, pues cada vez Santa Claus se adueña de la fantasía. Pocos, pueden darse el “lujo” de mantener las dos.

Saludos con beso.

Rafael

6 01 2008
sentires

Fíjate Rafael, mi muñeca negra era de cartón…el vestido hermoso lo hizo mi madre, costó poco dinero. Jamás olvidé ese regalo.
Todo un lujo que puede mantener quien quiera. Lo que sea quede junto a un zapato, poco o mucho, valioso o muy humilde será valorado como “Mágico”
Entonces, sostengo el rito. Total para realidades, nos sobran cada segundo ¿no te parece?
Un abrazo querido amigo. Feliz encuentro con los Reyes o con la carita encendida de tu hijo, es lo mismo.

7 01 2008
freedombanker

Venerables Reyes Magos,

Este blog mágico no puede dejar de tener algo de vuestra atención.

Acá convergen algunas de las almas más nobles y puras de este planeta tán querido.

Quiero pedirles sólo un pequeño regalito.

Para ustedes no será más que un chasquido de dedos.

Para mí significa mucho, mucho, mucho.

Traigan, por favor, para mi amiga Vivi mucha Salud, Paz y Alegría.

Eso es todo, queridos Hermanos.

Desde ya les estaré muy agradecidos.

Ofrezco reciprocidad.

Me despido de ustedes augurando “un pronto retorno a vuestros hogares, si así lo deseareis”.

7 01 2008
sentires

Me conmueve el tono de tu deseo)
Gracias Gustavo.
Está llegándote mi mejor beso del día (mejilla derecha porfi)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: