El Mago Blanco

8 01 2008

Lo mío se transformó en obsesiva investigación.
Durante la empresa, hallé a más que lo conocieron y también deseaban encontrarlo.
Unos dicen que es leyenda, que nunca existió.
Otros mencionan con detalle las horas y días que pasaron juntos.
Muchos, ni quieren decir. Juran que es cuento.
Recorriendo las calles de su tierra, esa que entre mar y montañas se yergue airosa,
angosta y fértil…Pude conocer más de esta leyenda cuento historia de vida, relato
mentira o verdad verdadera -Lo cierto es cierto, aunque lo crean pocos o nadie-
Lo que es, Es.

Hombre común, alto delgado, gesto austero.
Serio, apenas mínima sonrisa. Las manos quietas al hablar. Sin grandilocuencia.
Sereno. De andar lento. Por momentos, Niño.
Otras como un Hombre, joven, adulto, anciano. Muta.
Voz profunda, ahuecada al oído como proveniente de un tubo de madera.
Para todos tiene un nombre diferente, cuestión que aún no damos con el suyo.
Pero para distinguirlo en el cuento -si es que es cuento- lo llamaré “Rafael”

Vive en un barrio alejado o dos o tres, porque nunca va para el mismo lado al irse.
Sale temprano con ropa sencilla, limpia y humilde. Huele a lavanda.
Algunas veces lampiña la cara, otras, barbado de semanas.
En su mano derecha, una carpeta. En la izquierda, nada.
Balanceando ambos brazos, camina sin exagerar la marcha.
Parece que ése es su trabajo, caminar.  Seguramente siempre sabe donde va.

Esa mañana las calles se veían concurridas por todos los que realmente llevan apuro…
Por dormidos, preocupados. Por rutina por ansiosos, por nerviosos, apáticos.
Mendigos sentados en las veredas. Mujeres fregando otras veredas.
Agentes para ordenar tránsito que en todas partes desordenan.
Semáforos, autos, transportes, bocinas, bicicletas, plazas.
Niños a la escuela, madres amorosas. Madres golpeadoras en público.
De todo había. Como en cualquier ciudad.
Los negocios recién abrían sus puertas, y los comerciantes con idéntica maniobra, acomodaban la mercancías.
Y por allí pasaba yo.
Buscaba un café. Iba por mi desayuno.
Lindo lugar encontré. Tomé un periódico del revistero, ubiqué una mesa cerca del ventanal.
No leí el diario, había mucho que ver afuera.
El hombre se detuvo, cambió la carpeta de mano y miró. Me miró.
Yo respondí. Grandes ojos almendra, luces.
Levantó la derecha, palma extendida. Saludo tribal.
No sabía de quien se trataba. Al gesto gracioso, respondí con mi diestra.
Entró, se sentó frente a mí sin que lo invitara. Osado.
En ningún momento me dijo su nombre –Rafael-
Preguntó por el mío, -“Completo”- dijo. Pregunté por el suyo, algo me distrajo, no escuché o no lo mencionó –Rafael-
-Porqué me habrá elegido, me dije, pero no hice la pregunta.
-Estoy trabajando. Por eso te elegí- Respondió.
-Ah…¿Así trabajas? ¿Cómo? ¿Anotas? Veo muchos nombres en la lista en la que me agregaste.
-Mis pacientes. Son pacientes porque esperan ser curados.
-¡Yo no estoy enferma!, respondí en tono más alto, bien derecho el torso.
-Eso crees. Pero sanarás. Luego vendrá el pago.
-¿Qué te pagaré? ¡No creerás que soy adinerada! Estás poniéndome nerviosa, aclara esto.
-Te elegí porque tienes Fe y Algo más. Solo por eso. ¡Los incrédulos son tan difíciles! Todo lo cuestionan, no dejan hacer. Debes ser dócil Mujer.
-No soy dócil, dije.
-Lo serás- firme y segura fue su respuesta.
Desde esa última frase, no hablé más. Él lo hacía mientras tomaba agua mineral. Mi café con leche se enfrió.
Sé bien que estuve atenta. No perdí una palabra de Rafael, aunque no puedo recordarlas.
-¿Te volveré a ver? Dije con tono aniñado, casi un “Quédate”.
-Puede ser, Gracias.
-Gracias ¿por qué?
– Por permitirme entrar- Se puso de pié, se acercó a mí y dejó tres besos, uno en cada mejilla. El tercero en la frente.
Se perdió entre la multitud, pero no pudo hacerlo de mi vista.
Se detuvo frente a un joven disfrazado de malo. Negro el atuendo, aros tatuajes y pulseras con púas de acero. Morral y manos libres que con un gesto negó con la cabeza, palmeó su brazo y siguió caminando.
Rafael también, para el lado contrario.

Enfermé como él anunció. Me curé como predijo.
Estoy buscándolo desde el día que me dieron de alta.
No me gusta quedar endeudada, deseo saber en qué consiste el pago y el Algo más, que al pasar mencionara.
Si alguno sabe de él, recompensaré cualquier dato que pudiera brindar.
Organizo la brigada de mil quinientas personas que también lo buscan, como yo.
Para contactarse conmigo, por favor dejen su comentario al pie.
Eternamente agradecida.

V.C.

Sentires-Agosto del 2007-

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

9 01 2008
aguilagriega

Hola Vivi.

Me encantan estos cuentos tuyos. Son mágicos.

Y los escribes con un talento envidiable.

Sigue por favor …

¡Un abrazo!

9 01 2008
freedombanker

Creí que ya te habías dado cuenta, pero veo que aún buscas…

No es bueno ni malo.

Respecto al pago, ya te llegará la factura. Y sé que honrarás tu deuda.

Beso x 3

11 01 2008
villatierra

El pago es un misterio que aún queda por develar en esta historia, como toda sabiduría profunda ella tiene su tiempo de manifestarse para ser comprendida en totalidad: depende de la fe y de la obediencia para manifestarse en la materia. Besos desde el espejo.

11 07 2008
juir

mil quinientas personas estais buscandolo? no han pensado ninguna de esas mil quinientas personas que “rafael” no quieren que lo encuentren? creo que a eso se referia con lo de Te elegí porque tienes Fe y Algo más. Solo por eso. ¡Los incrédulos son tan difíciles! Todo lo cuestionan, no dejan hacer. Debes ser dócil Mujer

NO DEJAN HACER… esta claro no? os ayuda y ahora lo buscais aun sabiendo que el no quiere aparecer,en mi opinion deberiais dejar de buscarlo y dedicar la vuestra en ayudar a otros,no en intentar encontrarlo. Dicho esto me despido ^^ y si tiene que volver a aparecer ya lo hara sin que lo busqueis ;) saludos a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: