Querer amar, poder odiar

24 04 2008

Mi boca se abrió enorme, como gruta tenebrosa de la que asomaban serpientes y monstruos horribles, tanto como los insultos que lanzaba, más que fuego y lava, más dolorosos que piedras a la cara.
Comprendí entonces cuánto odio había acumulado en esos días, qué clase de hiel fue envenenando mi alma. Un demonio se había apoderado del cuerpo que creía mío. En ese momento, no podía pronunciar ninguna palabra coherente. Salían de mi boca insultos atroces. Nunca me escuché semejantes improperios, fue deleznable, indigno, mediocre, ordinario y a pesar de ello, no resultaba suficiente.
Debía hacer algo más fuerte, algo que doliera más…Con qué pegarle.
Miraba con cara de loco desquiciado a mi alrededor, buscaba un palo, algo que lastimara con heridas mortales ese cuerpo. Me sentí un niño, el gesto era infantil y un sentimiento de autocompasión me invdió cuando con asombro vi que en mi mano, el deseo, había dejado una espada.
Quería y debía matar a mi Maestro. Al mismo hombre que endiosé al mismo que amé hasta ayer, hoy quería matarlo de segunda muerte, ver rodar su cabeza ante mí… No encontraba forma de perdonarlo ni la buscaba. Debía matarlo. Lo odie tanto como cuando lo amé, así profundamente, sin medida, así lo odié y necesitaba que lo supiera. Desee mirarlo a los ojos, adentro mismo de sus ojos celestes, tan sencillamente amorosos como ahora me resultaban fríos y crueles.

“Es por eso que te busqué. Crucé el valle de muertos sólo para encontrarte, hice todo el camino gritando tu nombre y traje conmigo esta espada que ves para clavarte en ella por traidor, ruin y miserable. Actuaste sin amor, te burlaste de mi, usaste el poder que te otorgué para endiosarte y desde allí violaste su inocencia, imbécil hombre común que te dejaste hacer dios por tantos como yo, crédulos…idiotas, incapaces”

Desperté de esta pesadilla, agitada, temblorosa. Encendí la luz que ayudó a ubicarme: Estaba en casa. Respiré más pausado, fui reconociendo los cuadros, la cortina, miré mis manos, las restregué una con otra, las pasé por mi cara…Era yo misma, el otro salvaje quedó en mi sueño.
El miedo fue mayor al levantarme. El pie descalzo y sucio de barro que asomó de entre las sábanas, logró despertarme del todo.
-¿Cómo llegó este barro hasta mi cama, cómo? ¿Por dónde he caminado? ¡Dios…mi sueño! En él yo corría descalza.
Era el hombre. Y llevaba una espada en la mano.

V.C

Anuncios

Acciones

Information

11 responses

24 04 2008
freedombanker

Excellent, mon chere !!! Excellent !!!

Beso muy grande.

24 04 2008
freedombanker

El “mon” se refiere al de la espada. Ah, no son el mismo ? Besos

25 04 2008
sentires

Oui, il paraît que c’est la même chose.
toi j’embrasse mon ami,
Vivi

25 04 2008
freedombanker

Oh, la, la…!!!

Je suis tres éttoné de ton francais.

Mon Francais est circonscrit a la lecon de Philppe…

Ma pero undoubtedly c’est la même chose

Toi j’embrasse aussi ma cher.

Baccio

25 04 2008
sentires

Ohh la leçon de Philppe ! mon français est aussi réduit à cette page, ni rêvez plus s’il vous plaît !
embrassades beaucoup mon ami (muac muac)

27 04 2008
Geor

Excelente Vivi!!!!!!!! Lo habrá matado?
Qué buen cuento, me encantó!
Un montón de besos,
Geor

27 04 2008
sentires

No lo mató, pero casi.
Otro montón para vos (de besos eh ja!)

27 04 2008
Francisco

De tus relatos, uno de los que más disfruté.
Difícil matar al Maestro en vos, ¿no?
¿Será que debo agradecer no haber tenido maestro alguno?
Il est difficile de le savoir (agradezco al programa de traducción Voila).
Besos
Francisco

28 04 2008
sentires

Sí, es difícil. Pero necesario.
En cuanto a que nunca tuviste maestro alguno…
Todos tuvimos -o tenemos- porque siempre hay un maestro que nos encuentra.
(engreido) Igual te beso :)
Un veut à ses amis comme ils sont, malgré tout (mi traductor también es bueno)

28 04 2008
Francisco

No puedo recordar de quién aprendí que recién cuando el discípulo está listo aparece el Maestro (¿tenés alguna idea al respecto?).
Siguiendo esa línea de pensamiento quizá no he sido engreído, sino que, por el contrario, admití que aún no estoy preparado para que un Maestro/a se ocupe de mí.
Te deseo un lindo lunes Vivi.
Franc

28 04 2008
sentires

Querido mìo, ¿siempre de la Ceca a la Meca? ¿o seco hasta la Meca? porque en el desierto no llueve, dicen.
Abrazo de Lunes ¿ya lunes? ¡el tiempo corre tan rápido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: