Puertas- III

14 05 2008

Otras, son esas que uno deja entornadas para que alguien empuje apenas y pase.
Son las que más tardan en cerrarse. Las que abrimos a un amor que justo era el que deseábamos pero no el que nos correspondía. Insistimos una vez, otra más y otra.
No quiere. No es, erramos.
Sufrimos como adolescentes aún siendo adultos hasta que comprendemos. A nadie se puede forzar a entrar, menos a que se quede adentro.
Causas y cosas perdidas, tiempo y energía. Luego descubrimos que el amor no era Amor -por lo que no se pierde, se transforma-
Era necesidad. Y ésa se satisface de varias maneras, entre ellas comiendo.
La puerta se cierra sola, tarda en abrirse nuevamente.
Memoria, no eres nada frágil.
VC

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: