Entre Monarcas

2 06 2008

-En este mundo púrpura en el que vivimos, querida mía, no puedo permitirte estos desplantes. Aunque creas que conviene a tu investidura, no le van a la mía. Así que por favor, quita de mís ojos tu mirada y retírate ya de mi presencia.

La Reina, silenciosa pero evidentemente enfurecida, tomó las polleras y levantándolas apenas, giró sobre sus talones saliendo del salón soberbia y altanera.
El golpe logrado por las puertas al cerrarse, dejó bien en claro quién tenía la última palabra.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

4 06 2008
aguilagriega

Hola Vivi. ¿Y le habrá quedado claro al rey quién tiene el control? Porque tener la última palabra es eso, ¿no?

Y a veces se manifiesta con silencio. Castigando al otro/a con indiferencia y alimentando su inseguridad. Incomodidad que acaba por hacer sucumbir al dominado a los pies del amo. Fuerte, pero así es en casi cualquier relación. Sea la realeza o la estirpe más humilde y vulgar.

Un abrazo.

Rafael

4 06 2008
sentires

Creo que no. Nnunca conviene darse por aludido (dice el Rey)
Al fin que tampoco importa demasiado. Más que para las apariencias, una relación de este nivel de tironeo, no sirve ni para vivir en cuartos separados aunque porten coronita.
Y en cuanto las actitudes cargadas de ‘intencionalidad’ que describís, son las que adoptan las que diciendose “pareja” no son más que dos enfermos retroalimentándose el psicopateo…detestable y muy peligroso. Correrse a tiempo es lo mejor, además, lo que recomendó mi psicólogo -ja, chiste, bué un poquito cierto-
Besos,
Vivi

5 06 2008
Luis E. Reyes

Elegancia en la escena; sólo la mujer dejándose manifestar tras un portazo; no como último recurso, sino más bien, como un “Esto no ha terminado, cariño”

Un beso va cruzando la cordillera hacia ti, Viviana.

5 06 2008
sentires

Gracias Luis. (tus comentarios son más elegantes que los portazos, me agradan siempre)
Otro beso sale para vos desde el llano fértil.

18 06 2008
Alicia

Como diciendo: “Después la seguimos”.
Me encantó la brevedad y contundencia de tu cuento.
Un gran beso
Alicia

18 06 2008
sentires

A mi me encantó que no le quedara el vestido enganchado con la puerta…mmm ¿te imaginás? ¡qué bochorno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: