El Paso

3 08 2008

-Está gris la tarde, tanto, que apenas da para echarle una mirada.
-No la mires- le respondió el marido sin levantar la vista del periódico. La mujer torció la boca y de reojo vio que el viejo indiferente se mojaba el índice para pasar otra hoja.
“Siempre fue así”, no iría a presentarle pleito luego de sesenta y cinco años de soporte mutuo y miró su cuerpo entero en el espejo redondo de la sala.

“Cuando era niña, este era mi espejo de cuento, yo sentía que me respondía como a la reina maldita -Espejito, espejito, ¿Quién…? Tú mi reina, tú”
Juego infantil, pero en este momento, según el reloj de pie y siendo las cinco de la tarde de un sábado 2 de agosto del año 2008 Doña Amalia Pereyra Pesado de Gómez Ayala, se ve reflejada como la jovencita de dieciocho años de hace cientos, o miles,  porque perdió la cuenta.
¡Es ella! no le cabe duda, se reconoce por los bucles dorados a fuerza de manzanilla.
¡Es ella misma! con el vestido azul bordado en el escote.

“¡Soy yo! ¡Dios me asista!” Y se persignó ante sí misma.  Sintió como se caía de sus manos la tacita de té de porcelana Limoge, “Qué pena se romperá”, mientras ella también caía con la taza y El Señor Alberto dejaba el diario sobre la mesa, no sin antes  golpear el borde inferior del conjunto, para que se acomoden todas las páginas como hizo siempre. Separó la silla de sus piernas con un suave movimiento e impávido, se quitó las gafas y fue hasta su mujer que tendida en el piso se veía un poco morada.
“¿Dónde había quedado el mundo de recién? El de hace un instante apenas ¿Dónde estaba su Señor esposo Don Alberto Gómez Ayala en el cuadro que miraba?”
Ella continuaba de pie frente al espejo y el resto de “Vaya uno a saber quiénes, entra y sale de mi casa con apuro. Tantos rostros desconocidos ¡Qué desparpajo! Pasarme por delante sin saludar”
Amalia se acomoda los bucles que caen intencionalmente sobre los hombros, como dibujando un signo de interrogación.
Vio pasar a su madre por detrás. Llevaba sábanas blancas de algodón con puntillas al croché en los bordes, tibias de recién planchadas. Fragante lavanda inglesa quedó flotando a su paso. Amalia respiró profundo para disfrutar del perfume. El joven de celeste sostenía la mascarilla de oxígeno, mientras en su otra mano dejaba descansar la cabeza plateada, “Qué gesto tan amoroso, muchas gracias hijo ¿Estas sábanas me llevaré madre? Claro que sí,  son las de tu noche de bodas. Ya verás, esta primera vez yo haré tu cama ¡Estoy tan emocionada mi cielo! Gracias mamá, gracias”

“Alberto no tarda en llegar, llevará un azahar en el ojal del frac. Es tan buen mozo, lo quiero tanto, ¡Dios! Amo a este hombre y lo amaré toda la vida”
“Parece que va a llover, no creo que permanezca mucho más encapotado…”
“El cielo está encapotado quien lo desencapotará, Aquél que lo desencapotare buen desencapotador será”
Mientras repetía su trabalenguas preferido, escuchaba el ulular de una sirena y
Alberto la lleva hacia el altar sosteniéndola de los hombros “¿Es de esta manera que debemos entrar querido? ¡Espera por favor! Nos hemos confundido, debo entrar con mi padre ¿recuerdas? ¡Detengan el auto!”

Y Alberto ahora llora como un niño. Amalia lo consuela con su mejor sonrisa,  antes de dar el paso.

VC

Anuncios

Acciones

Information

12 responses

3 08 2008
aguilagriega

¡Sensacional Vivi!

En varios párrafos sentí cómo mi cuerpo vibraba sin cesar. Estremecido.

Te mando un abrazo grande.

Rafael

3 08 2008
sentires

Otro para vos querido Rafael, gracias por dejarme saber de tu visita.
Sale con besoabrazo :) y risa

4 08 2008
karina

querida viviana,en un momento senti esa sensacion de q me pasaba a mi,nose he cambiado mucho,el dolor y las alegrias hacen crecer………me causo casi una rara……..angustia,nostalgia.el saber q no todos expresamos los sentimientos,decir la quiero para mi significa mucho…….cada dia escribe cosas mas emosionantes.un abrazo fuerte.

4 08 2008
sentires

Gracias Kari, también te quiero.
Besos para vos.

4 08 2008
pescau

Los espejos son una puerta – aquí está el peligro – hacia done uno quiera. Uno ve exactamente lo que quiere ver, pero uno no siempre quiere ver lo que quiere ver ¿no?.
Ni hablemos de levantar la pata y entrar. Yo una vez entré en un espejo y no volví nunca más.

!besos de pescáu!

5 08 2008
sentires

Suerte que tenías un mellizo que si no, quedábamos sin Pescàu. A vos ni se te ocurra dar el paso eh.
Besos de Vivi

5 08 2008
Luis E. Reyes

No pude ver su rostro, sólo sus hermosos bucles dorados. En el “auto” por las ventanillas, entraba presurosa la luz que hacia brillar aún más su plateada cabeza.
Mí cariño, Viviana.

Un beso.

8 08 2008
Agustina

Pura pasión en tan bellas letras, un beso

Agustina

11 08 2008
sentires

Así lo pensé Luis, tal como lo viste.
El misterio de la sincronía.
Un abrazo.

11 08 2008
sentires

Así es Agus: Pura pasión
¿Será posible transimitir sentimientos de otra manera? Creo que no nos interesa hacer la prueba ¿cierto?
Un beso grande

26 08 2008
ferragus

Cerré mis ojos de dolor, al ver, desde mí ventana, como la retiraban de allí.

Un beso, Viviana.

5 10 2008
sentires

Un mes largo y recién encuentro el mensaje que dejaste…¿dónde estuve?
Distraida, claro.
Sale con beso (cruzacordillera)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: