Subterfugio

16 03 2009

Qué ganas de escribir.
Llenar hojas en blanco hasta el último espacio posible.
Palabras simples, sencillas pero vivas.

Qué ganas de escribir el mejor cuento, el mejor poema,
¿Una frase?
No, no quiere la mano, no siente el cuerpo, la mente se dispersa

Deseo desear.
Ejercitaré. Sin pensar, comienzo.
Proceso lento. ¿Nada que decir? Lo dudo.

Deseo desearte con fuerza y pasión, querida letra.
No te resistas, Ya te tengo.
Arrinconada entre mi espada el lápiz, y la pared inmaculada.

V.M.C





Momento simple

25 11 2008

Entro a tu cuerpo y me quedo.
Es la simbiosis perfecta la que nos envuelve
Y canta una melodía suave que va llegando y te dejas.
Y me dejo abarcar por toda ella, me envuelve en su fragante calor.

Quietos así dormimos cuando ya amanece.
Apenas respiramos, como en letargo
Extasiados, extenuados.
Sin pensar, sentimos.

V.C.





Causales casualidades

13 08 2008

Hoy me vi en una pared.
Sobre el lavabo del cuarto de baño, allí entre las rústicas arrugas del cerámico, apareció mi rostro como si un escultor hubiese tallado esa miniatura. Apenas la cara hasta parte del cuello.  Sonriente, exactas las facciones en cada trazo.  Era yo misma.
Recordé La mancha de humedad, cuento que me fascinó de niña.  Desde su lectura, todo instante a solas en el dormitorio,  era una fiesta entre los muros y mi fantasía.
Vuelvo a repetir esta sensación de presencias extrañas, en apariencia inertes -porque ya no estaría tan segura en afirmar que son causales y mucho menos, casuales-
La sincronía hizo de las suyas y más tarde, encuentro en el Diario Clarín “Universos escondidos” , nota que me hace pensar que somos varios los que descubrimos rostros, entre otras cosas, saliendo de la nada o del todo.

Código de REgistro Safe Creative 0811191606700





Ana

18 07 2008

na
18/07/2008

Era hija de padres judíos, ella nacida en Argentina como yo y vivíamos en el mismo edificio.

Su mamá se llamaba Doña Pola y el papá Don Jaime. También mi amiga tenía una hermana, Hilda, muy bonita. Don Jaime era dueño de una mueblería, Hilda lo ayudaba con la contabilidad y esas cosas.
La mamá Doña Pola, me quería mucho, yo también a ella. Me encantaba hablar con esa mujer porque todas las palabras las pronunciaba mal, ella permitía que nos riéramos juntas de la gracia, además se dejaba corregir por una niñita de cuatro años, más no tenía en ese entonces.
Ana, mi amiga era muy gordita y yo delgada como un palo de escoba, ella era tranquila y buena. Yo nerviosa y mala. La mordía.
Decía Doña Pola a mi mamá, “Doña Nelly, esta nena suya está poquito nerviosa creo, mire cómo dejó la pierna de mi hijita Anita ¿ve?”
Y ahí mi madre me volaba el soplamoco gritando “Qué barbaridad”
Nunca escarmentaba, lo hacía de nuevo ni bien la tenía cerca. Era porque me llamaba la atención su gran piernota a diferencia de mis huesitos que eran como de pata de pollo. Luego le pedía disculpas. Siempre me perdonaba.
Anita iba a una escuela pública y yo a una privada inglesa. Luego las dos fuimos a la misma escuela que no se pagaba ni se usaba uniforme verde.
También hubieron problemas con las cuentas porque ella las sabía hacer todas y yo no.
Me dejaba copiar hasta que lo descubrió la señorita esa más mala que una bruja.
Todo porque le copie los resultados y me olvidé de escribir los restos (esos que va en barranquita debajo de las cuentas de dividir) Bah, tanto escándalo porque le dije que yo ya me sabía los restos y por eso no me hacía falta ponerlos.
El escándalo lo hizo mi papá porque ella me dijo “Mocosa irrespetuosa”
No me pegó, tuve de regalo una lapicera tintinculin con la promesa de no volver a copiar las cuentas, ni tampoco morder ni levantar el hombro en vez de decir Qué me importa. Debía aprender las tablas de multiplicar todas todas (Ana me ayudó) Tampoco podía empujar a los chicos en la escalera, ni sacudirles la lapicera en el guardapolvo, ni comerle el alfajor a mi compañera de banco, ni burlarme del chico tartamudo.

Bueno, todo eso a cambio de la tintinculin. Ya no sabía si la quería tanto pero, acepté el pacto. Dijo mi papá eso, “Es un pacto” y me estrechó la manito en su manota.
Doña Pola nos contaba a la hora de la leche, de cuando ella estuvo en un campo de concentración. También nos contó que sus padres murieron allí y que ella se escapó en un camión tapada de basura. Yo lloré. Anita también.
Mami dijo luego que mejor tomar la leche en casa. Pero yo siempre le pedía a doña Pola que me contara otra vez esa historia. Recuerdo que la miraba con ojos enormes mientras ella hablaba con la vista perdida en la pared. Luego, hacía un silencio y decía “Bueno queridita, anda juega con Anita pero no muerdas eh”
Y termino de escribir esto que no es cuento y pienso que recordé la historia, porque el Domingo es el día del Amigo y Ana fue la primera que tuve y no la olvido, porque además de mordiscones, nos dimos muchas horas de juego inocente en los años felices.
Y justo hoy, me acuerdo tanto de su mamá Pola justo hoy, 18 de julio.
Y un poco lloro otra vez, pero de bronca.

V.C





Entre Monarcas

2 06 2008

-En este mundo púrpura en el que vivimos, querida mía, no puedo permitirte estos desplantes. Aunque creas que conviene a tu investidura, no le van a la mía. Así que por favor, quita de mís ojos tu mirada y retírate ya de mi presencia.

La Reina, silenciosa pero evidentemente enfurecida, tomó las polleras y levantándolas apenas, giró sobre sus talones saliendo del salón soberbia y altanera.
El golpe logrado por las puertas al cerrarse, dejó bien en claro quién tenía la última palabra.





Puertas

13 05 2008

Cuando abro una, cualquiera sea, mi corazón se dispone a lo inesperado.
Sensación magnífica que nos hace niños en un segundo o ancianos por una eternidad.
Puertas a espacios conocidos, familiares, añorados, amados, cansados, a estrenar. Luminosos o en tinieblas. Celosos guardianes de amores pasados y de hoy.
Para cuidarnos en la tibieza o rescatarnos del sol.
Sugerentes puertas que están dispuestas invitándonos a entrar.

Stephen Berstrom “Porta Rústica” (oleo)

Esta Puerta da lugar a una saga de mi autoría que traigo de un blog que abrí no hace mucho y al que poco tiempo dedico (la idea era hacer algo diferente pero nada, que resulta lo mismo)

Entonces: Dejo constancia que me estoy autoplagiando. Vale, me autorizo.





Piedra sobre Piedra

15 04 2008

Caminamos por pasillos angostos, tanto que apenas pudimos cruzarlos de frente sin ladearnos, por milímetros entraban nuestros hombros en su anchura. Escarpados muros milenarios nos miraban con cierta indiferencia y cual microbios, nosotros extasiados ante la imponencia indescriptible, avanzamos.
De reojo controlábamos que el otro siguiera allí. Cada tanto, uno abría la cantimplora de aluminio y el agua fresca nos corría por la garganta disfrutándola como si nunca hubiesemos bebido algo tan especial. Acomodamos los anteojos, secamos la frente y espantamos algunas moscas verdes, tal como nos sugirió el conserje de la hostería. Ya tenía hambre sueño, cansancio, sed…insolación. Mojaste el pañuelo y lo acomodaste alrededor de mi cabeza poniéndome luego el sombrero de lona. Algo mejor estaba pero, tenías razón. Cuando lo compré dijiste que esto aquí no serviría para nada. Y ya estaba por comentar esta tontería que pensaba cuando, de pronto, apareció como contorneado por la fantasía.
Ahí estaba, se erguía como nada antes lo hizo.

Hablar de majestuosidad es poca palabra. Dudo que con alguna podamos describir la intensidad de latidos que iniciaron nuestros corazones y la emoción hasta las lágrimas que la imagen nos provocó. Nunca pudimos describir estas sensaciones.
De regreso comprobamos que cuando queremos contar lo que vimos juntos, en lugar de pronunciar palabra nos miramos a los ojos. Con ese gesto y la sonrisa que a continuación se nos dibuja, es suficiente.
Más no podemos hacer. Sólo recordar Petra al unísono y en silencio.
V.M.C